Tejavana Alojamientos rurales, Cerámica, Reformas, ...

17-12-2017

Lo que quieras en madera

Miguel Gálvez, Barrio de San Pedro

Foto:Maderas recuperadas

En la introducción sólo quería lanzar un S.O.S. a favor de los bosques, creo que es necesario que, al utilizar madera, pensemos en el origen de esa madera y comprobar su importación y sus sellos. Y otro de los buenos hábitos que favorecen toda la cadena es el reciclaje; siendo a demas la madera un material perfecto para sacarle un segundo o tercer uso. No conozco nada más agradable que un suelo de tarima antigüa de roble restaurado y barnizado al agua. Un material que estaba allí, que parecía más facíl tirarlo y poner uno nuevo, pero la satisfacción y el acabado que obtienes no los vas a conseguir de otra forma. Otras piezas de madera para restaurar, imposibles de imitar y de "hacer más", son las vigas de madera de derribo, algunas te cuentan historias realmente largas, hemos tenido en nuestras manos vigas de casas de hace 600 años, y por el tamaño de las vigas los árboles se cortaron centenarios, así que una viga cuyo árbol nació hace aproximadamente... !! 1.000 años ¡¡, cuando se empezaban a formar los reinos que hoy "reconocemos" en las actuales divisiones administrativas, la de vueltas que da la vida.

Foto:Animo, no queda na.

La restauración de vigas de madera casi siempre merece la pena aunque hay que tener claro que nos llevará un trabajo. Lo primero es comprobar su estado para ver si realmente merece el esfuerzo, para eso iremos "escuchando" a la viga lo que nos dice cuando la golpeamos en todo su recorrido con un martillo o un palo, las partes podridas emiten un sonido sordo muy diferente a las zonas sanas. Una vez identificadas las zonas podridas, profundizaremos en ellas a ver hasta dónde llegan, la mejor herramienta para esto es la azuela, una especie de hacha con la hoja girada noventa grados. Revisamos de esta manera toda la viga rápidamente y vemos si nos vale, normalmente las partes con carcoma suelen ser superficiales, otro asunto más grave es si la viga ha estado debajo de una gotera porque normalmente está afectada en todo su espesor.

El trabajo con azuela te costará algún tiempo hacerlo fino, puedes empezar por limpiar lo gordo a azuela y luego lijas con la radial pequeña. La azuela se trabaja como si fuera una mezcla de hacha y azadilla, intentando dejar el corte liso e irlo llevando en la dirección en la que trabajamos, al principio quedan señales de cada golpe, pero hasta eso queda bonito en los acabados.

Foto: Yo barriendo voy riendo.

Las cosas te las pueden contar mil veces y mil veces te pasan desapercibidas, esto te lo voy a contar aunque sea la mil y una vez que lo oyes: Todas la herramientas que utilices para trabajar madera tienen que cortar mejor que bien, tómate tiempo en afilar y compra herramientas de buen acero. Me lo agradeceras mil veces y te ahorrarás pelearte testarudamente con una sierra o una gubia desafilada.

En madera podemos hacer lo que queramos, la casa entera, los tabiques, la cocina..., es cuestión de empezar con algo sencillo e ir viendo cómo ensamblamos las piezas - hay un montón de buena bibliografía que es muy recomendable ver -. Si nos va "enganchando" iremos haciendo cada vez más cosas.

Las herramientas básicas en un taller de madera serían:

Banco de trabajo.

Ingleteadora.

Sierra de calar.

Radial pequeña.

Taladro.

Atornillador a bateria.

Gubias, mazo y azuela.

Foto:Tabiques de tabla de roble.

Aquí va una serie desordenada de las famosas anotaciones del librillo del maestrillo:

Cuando pongas tarima deja por lo menos 3-5 cm hasta la pared, la madera se mueve, sobre todo extrema esta precaución con el roble, menudo es él.

Los acabados los puedes hacer con la radial pequeña, intenta no apretar mucho pués se quema la lija y se marca mucho, es mucho mejor un movimiento de vaiven lento y suave.

Fíjate en los muebles o cosas de madera que te gustan, lleva siempre encima un lápiz y un block para hacer un croquis de los detalles de los ensambles. Luego ya puedes variar en el taller.

Para tratar la madera lo mejor son los productos de "poro abierto", permiten respirar a la madera, moverse, y la protegen del sol y de los insectos; y no hace falta lijarla para irle dando manos con los años.

Siempre que dés tratamientos o barnices utiliza la máscara de Dar-Vader con filtros químicos, he tenido algún disgusto después de barrer el serrín con tratamiento, OJO. Igualmente usa mascarilla normal para lijar con radial. Y gafas, no suele ser posible ponerse mascarilla y gafas a la vez, pues se empañan, pero hazlo siempre que puedas.

Intenta no ponerte a trabajar con la herramienta de corte cuando estes cansado o, por supuesto, cuando te hayas tomado cualquier cosa que altere la concentración, tanto legales como ilegales, están en juego tus dedos y siempre hay algo que pintar o lijar al final del día.

Dibuja las uniones de cada pieza para que realmente te encaje todo, traslada las medidas a la madera de la manera más precisa posible. Un buen metro, una escuadra, un nivel y un lápiz afilado son nuestras armas para marcar.

Corta siempre un poco más grande de lo que te haga falta y trabaja por aproximación, es mejor quitar un poco que repetir una pieza, además cuanto más trabajamos más se entrena el ojo y las aproximaciones son rápidas, a veces de más, cuidadín.

Cuando te metas en estructuras fíjate bién en los grosores que se utilizan para las vigas, en la separación, en las uniones. Hoy con cualquier cámara de fotos te llevas los secretos del carpintero a casa. Nivela fino, y las columnas es mejor que descansen sobre algo elevado del suelo, en piedra u obra.