Tejavana Alojamientos rurales, Cerámica, Reformas, ...

17-12-2017

La Casita de Chocolate

Hoyos del Tozo, Basconcillos del Tozo, Burgos

Introducción a las curiosidades

.

Foto: Peña Amaya

La Comarca de Sedano - Las Loras se encuentra en el noroeste de la provincia de Burgos lindando con la comarca del Campoo (Palencia y Santander). Es una comarca de premontaña cuyo límite norte es el valle de Valderredible por donde discurre el Ebro mas andarín y montañoso. El paisaje está lleno de páramos, cortados de caliza, valles escondidos, cuevas y recovecos. Los bosques de hayas y robles se encuentran en el fondo de los valles, y los páramos pelados, duros y llenos de fósiles de cuando por aquí llegaba el mar, completan el espectáculo visual de estas tierras habitadas por el hombre desde los tiempos más remotos. En su límite suroccidental te encontrarás con Peña Amaya, una atalaya natural que ha sido testigo de la "evolución" del hombre desde la prehistoria reciente -Bronce Medio y Final- hasta el mundo medieval. Completa la comarca un río particular que entra en una cueva con el nombre de río Hurón y sale de la cueva, a unos dos kilómetros de la entrada , con el nombre de Rudrón; y con este nombre pasa frente a la casa, dándote la oportunidad de darte un buen baño en sus piscinas naturales

.

Curiosidades con sabor a Historia

.

Dólmenes neoliticos en la Lora se han inventariado más de 30 monumentos funerarios, de lo cuales sólo cinco dólmenes son hoy en día visitables. Se trata de El Moreco en Huidobro, Las Arnillas en Moradillo de Sedano, La Cotorrita en Porquera de Butrón, La Cabaña en Sargentes de la Lora y Valdemuriel en Tubilla del Agua. Cuentas también con la opción de ver el Aula Arqueológica de Sedano, en la que podrás acercarte a esta era y conocer los sistemas de construcción, las creencias y los ritos de las primeras gentes que dejaron testimonio de su paso por la vida y hacia la muerte.

Los castros celtíberos, en Peña Amaya se encuentran superpuestos las diferentes ocupaciones humanas a lo largo de los tiempos, conservándose unos restos celtas, otros romanos y otros medievales. Esta excursión a Peña Amaya es altamente recomendable, y si te vas fijando bien por el camino a lo mejor te llevas un fósil a casa. A tres cuartos de hora en coche puedes entrar en una reconstrucción hecha con todo mimo de detalles en el pueblo cántabro de Argüeso: ni un solo clavo, ni alambre, ni cemento, hecho exactamente con las mismas herramientas con que contaban entonces y guiado por unos auténticos "celtas" actuales.

Foto: Eremitorio rupestre

Los eremitorios rupestres son, para nosotros, una de las maravillas de la zona, no por su arquitectura ni por su grandiosidad sino todo lo contrario; tienen el encanto de la auténtica reducción a lo básico; normalmente se encuentran excavadas en un cortado de piedra arenisca y consisten en una o dos pequeñas cámaras de unos pocos metros cuadrados. Pero lo que más nos sorprendió de estas construcciones no fué, por supuesto, el "edificio" sino la forma de vida del eremita, puede que muy cercana a la vida que lleva hoy un santón en la India. El eremita era algo así como el consejero, los vecinos le subían comida y él, desde su "retiro" les aconsejaba sobre los más diversos temas. Visto con ojos actuales no deja de ser algo increíble que una persona viva en esas condiciones teniendo en cuenta el rigor de los inviernos en la zona.Algunos de estos eremitorios han evolucionado y se "cristianizaron", dando lugar a las impresionantes ermitas rupestres, cuyo mejor ejemplo lo encontramos en el vecino Olleros de Pisuerga, una verdadera iglesia excavada en la roca. En un día dedicado a ver eremitorios puedes llevarte una buena colección en la memoria de una de las curiosidades por excelencia de estas tierras

Los romanos, como no, también dejaron impronta de su paso por estos lares. Desde aquí estás en el centro geográfico de un triángulo de tres importantes asentamientos romanos, que además cuentan con el gran atractivo de que estan siendo muy bien restaurados y tienen unos recorridos interactivos muy bien hechos. Hacia el sur tienes el asentamiento de la Legio III Macedónica, en el casco urbano de Herrera de Pisuerga; su implantación coincide con las Guerras Cántabras (29-19 a.c.). Y en el Aula de Arqueología podrás ver una reproducción a tamaño real y en vivo del mundo militar romano muy bien documentada y cuidada. Y hacia el norte, Julióbriga, ya en territorio cántabro, en la que todos los años se realiza una puesta en escena del modo de vida en la villa con artesanos de todos los oficios y todo el trajín diario, aparte de las visitas y recontrucciones abiertas todo el año.

El Románico...La joya de la zona no deja de ser otro tipo de construcción pequeña y compacta, pero su concentración y belleza hacen que ésta sea la mejor zona de Europa para ver el románico. Su cercanía a Aguilar de Campoo "obliga" casi a que nuestro primer paso sea el ROM, una exposición permanente e interactiva de arte románico que realmente te prepara para disfrutar de esta época con todo detalle; está ubicado en Aguilar de Campoo, en el monasterio de Santa María la Real.

Para todas estas rutas cuentas con información detallada en las oficinas de turismo de la zona para que no te pierdas ningún detalle y, por supuesto, con nuestra pequeña orientación.

.

Curiosidades con sabor a Campo y Montaña

.

Foto: Dolmen de La Cotorrita

A Moradillo por el Rudrón. Por la pista que sale al final del pueblo empieza uno de los más bonitos paseos que puedes hacer. Empieza recorriendo la pista hasta una pequeña represa a partir de la cual el río se acelera por un precioso bosque, formando pozas y cascaditas, un autentico río de montaña cuando se derrite la nieve y aumenta su caudal. La pista pasa a ser un sendero que discurre por la ladera de la izquierda adaptándose a los diferentes obstáculos hasta que se acerca a orillas del río. De aquí se continua por la izquierda del río hasta Moradillo. La vuelta la puedes hacer por el mismo vallle o por la parte de arriba del páramo que has podido observar durante toda la bajada a tu izquierda, es lo más recomendable pues aparte de librar menos desnivel ves todo el paisaje desde lo más alto.

La cueva del Rudrón. Tienes a tu disposición un recorrido geológico por debajo del páramo, se entra por Basconcillos y se sale por Barrio Panizares en unas tres horas. El recorrido no es dificil, aunque como siempre hay que tomar todas las precauciones posibles. Otra cueva, esta visitable, iluminada y explicada que tienes cerca es la Cueva de los Franceses cerca de Revilla de Pomar, llamada de los franceses por que se encontraron en una de sus salas que tiene un agujero hasta el techo a dos cuerpos con el uniforme francés, de cuando Pepe Botella, alguna pareja despistada que se encontrarían para su desgracia con el bandolero de turno.

Valderredible. El valle del Alto Ebro merece la pena recorrerlo aunque sólo sea para ver a un Ebro de montaña, transparente y recorriendo un valle de robles y hayas espectacular. Lo mejor es hacer plan de todo el día con o sin tortilla y llegar hasta Orbaneja del Castillo, si no llevas la tortilla podrás parar en cualquier pueblo a comer bien, y así de paso podrás ver un montón de ejemplos de cómo era, hasta hace ná, la vida en estos. El bosque de Hijedo es un robledal inmenso de estilizados y altísimos robles que dejan sitio a algunos tejos que timidamente crecen en grupos que se alían con las rocas creando sitios que es mejor que veas para no ponerme muy cursi.

Foto: Cascada de La Churra

La Montaña Palentina. Gran territorio, poca gente, con esta descripción los más montañeros tienen aquí un gran terreno de juego para travesías y marchas que no tienen nada que envidiar a otros terrenos montañosos de la península. Subir al Curavacas, Espigüete o Peña Prieta sería lo que a cualquier andarín que se precie le gustaría hacer, y no solo por que están ahí como dijo otro pensador, sino porque llevarse en la memoria los paisajes que ves desde arriba es algo que simplemente merece la cuesta. A parte de los picos más altos la montaña te regala sus valles, arroyos cristalinos y pozas donde aún se puede uno dar un chapuzón los días más calurosos y ¡¡¡ beber a la vez ¡¡¡. Terreno de los escasos osos de la Cordillera Cantábrica, lobos y venados que a principios de Octubre se reúnen todos los años en sus disputas sexuales "berreando" por toda la montaña -impresionante ir a oírlos al atardecer en el valle de Tosande-.

.

Ya sabes que las curiosidades -como el resto de las cosas-, son infinitas y una de las formas de conocer lo infinito es empezar. Feliz "curiosidad".